Dame, más fuerte

room-984076_1920.jpg

Abofetéame el alma con tus ocurrencias.

Abrasivas, y articuladas.

Piérdeme, en el infortunio de los hechos

que ocurren, sin contar nada.

Y luego, písame, víbora desquiciada

por tu propio…  narcisismo.

 

Ya no duelen las palabras,

ni los veteranos, ni las iras malformadas.

Ya no existe el dolor ni la enfermedad.

 

¡Grandes! son los amigos

de la fiesta y el jolgorio.

Vienen y van, como torrentes,

buscando su propio elogio.

Y creerán que eres un fracasado

en la lucha que es la vida.

Rosal lleno de espinas,

Adheridas a la piel del fiel

que calla y otorga.

Gin tonics de melancolía,

perdidos en el limón de tu boca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s