Yo ya sé que te amo.

No me conoces, pero ya te estoy esperando. Y lo hago con la paciencia del que escribe “esperanza” en la pizarra donde guardo los anhelos por cumplir. Eres la paleta donde sueñan mis días grises, poeta que esculpe las estrellas, hijas de Newton.

No me has visto aún, pero en mis sueños dibujé tu rostro cuando seguí los puntos con el lápiz que Morfeo me prestó. Puede que seas la fotografía no revelada que guardé en el cajón del cuarto oscuro en el que filtro otras expresiones en madrugada.

Tampoco has probado mi sabor, y mi boca ya contiene los restos de aquella fruta que de tu árbol se cayó. Esa serpiente sintió vergüenza al ver que fui yo quien la solicitó.

Ni siquiera ha llegado la carta que no te escribí. En la botella viaja, expectante de mareas que llegarán a tus piés. Frente a ti caerá el vidrio el día que sin zapatos pises la orilla, al amanecer.

No sabes ni mi nombre, pero ya está la fecha marcada en el calendario con tu silueta. Como dos desconocidos jugando a encontrarnos, y no obstante, yo ya sé que te amo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s